Insultos de mayor intensidad

Algunas de las estructuras anteriores pueden hacerse más intensas con estos adjetivos: perdi(d)o popular, remata(d)o, redoma(d)o o acaba(d)o. Algunas combinaciones son más habituales que otras: tonto perdi(d)o, loco perdi(d)o, imbécil perdi(d)o, gilipollas perdi(d)o vulgar; tonto remata(d)o; vago redoma(d)o; tonto acaba(d)o…

¡Tonto remata(d)o!

¡Eres burro perdido!

También puede conseguirse mayor intensidad con estas formas vulgares: adjetivo + de mierda, adjetivo + de los cojones y adjetivo + del culo. También se utiliza el eufemismo adjetivo + del copón, sobre todo con el adjetivo tonto.

El imbécil de mierda no me avisó.

¡Cabrón de los cojones!

¡Tonto (de)l culo! (Tonto del culo suele perder la de y la e, de del, y de hecho se pronuncia tontolculo.)

Otras formas de intensificación son solo posibles para referirse a personas ausentes, usando el/la + adjetivo:

  • El / la + adjetivo + ese / esa o este / esta.

El plasta ese no me deja tranquilo.

La tonta esta me tiene harta.

  • El / la + muy + adjetivo.

La muy cerda no me dejará usar su ordenador.

El muy tonto pensó que no me daría cuenta.

Consulta más en Insultos