Manías, vicios y debilidades

De alguien que se ofende con facilidad, guarda rencor durante mucho tiempo y se venga con minucias y tonterías, podemos decir que es chinchoso Intensidad 2/5, picajoso Intensidad 2/5 o quisquilloso Intensidad 2/5, todos ellos del registro popular.

Es muy picajosa: le dije que podía adelgazar si hacía dieta y me contestó que a mí me convenía ir a dentista para que me pusiese los dientes rectos.
Si alguien no encuentra nada bien hecho por minucias, decimos que es lunático Intensidad 2/5, maniático Intensidad 2/5, neurótico Intensidad 3/5 o puñetero Intensidad 2/5, que son términos del registro popular.

Si pongo la tele un poco alta me dice que la baje y, si la tengo baja para no molestar, me dice que la suba porque no la oye: es un puñetero.
Con maniático Intensidad 2/5 se puede especificar la manía concreta que sufre alguien, para ello se utiliza la preposición de seguida de un nombre: maniático de la limpieza, maniático del orden…

Es una maniática de la limpieza: pasa el día limpiando lo que está limpio.

Alguien susceptible Intensidad 1/5 tiende a tomar como ofensa grave comentarios sin intención o minucias; este adjetivo pertenece al registro formal.

No digas nada que pueda ofenderlo, él es muy susceptible.

Otro tipo de manía consiste en actuar de determinada forma por delicadeza o escrúpulos poco razonables y afectados. En el registro estándar disponemos de relamido Intensidad 2/5 y remilgado Intensidad 2/5 y en el popular de finolis Intensidad 2/5 y fifi Intensidad 2/5 (Fifi solo se aplica a mujeres).

No seas tan finolis, ¡hombre!, come las gambas con la mano.

En cambio, alguien tiquismiquis Intensidad 2/5 pone reparos por cosas de poca importancia; la alimentación es un terreno propicio a las manías de este tipo.

Cuando se come un bisté, aparta la grasa y los nervios: es una tiquismiquis.

¡Qué tiquismiquis! Dijo que la silla estaba llena de polvo y que ella no se sentaba allí.

Señorito es en principio un nombre que utilizan los criados de una casa para dirigirse a los hombres jóvenes de la familia que los contrata; pero señorito Intensidad 3/5 se utiliza también para calificar la actitud de alguien que rechaza hacer trabajos domésticos (reservados a criados). En este caso es un término despectivo, usado como nombre o como adjetivo, tanto en masculino como en femenino.

No seas tan señorito y saca tú la basura.

La señorita dice que ella no lava la ropa.

Consulta más en Insultos

Usamos cookies, según se explica en nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies