La holgazanería y la despreocupación

Los españoles tenemos fama de ser perezosos y poco formales en el trabajo, de ser aficionados a las siestas, a las fiestas y a no hacer nada. Los términos que siguen pueden utilizarse para reprochar a alguien la falta de ganas de trabajar: gandul Intensidad 1/5, haragán Intensidad 1/5, holgazán Intensidad 1/5, perezoso Intensidad 1/5 y vago Intensidad 1/5, todos ellos del registro estándar.

¡Qué vago eres! ¿Cuándo te vas a levantar de la cama?

Levántate, ¡gandul!

En el registro popular disponemos de los nombre manta Intensidad 1/5, referido a hombres o a mujeres, penco Intensidad 2/5 y perro * Intensidad 2/5, solo referido a hombres. También flojo Intensidad 1/5 que es nombre y adjetivo.

Es un manta, yo todavía no lo he visto trabajar.

No estudias porque eres un flojo.

* Perra también es una ofensa, pero no se refiere a la holgazanería, sino a la traición.

Una idea próxima a la holgazanería es la dejadez: la falta de celo por hacer las cosas bien, por pereza o por falta de interés. Para referirnos a personas usamos deja(d)o Intensidad 1/5.

La herida se le ha infectado porque es un deja(d)o.

Cuando la holgazanería se convierte en una forma de vida, aparecen distintos tipos de persona:

  • Un zángano Intensidad 2/5 es alguien que no hace nada de provecho, se dice de los hijos ya mayores que están en edad de trabajar, pero que prefieren no hacerlo.
  • Un vividor Intensidad 3/5 es alguien que no trabaja o tiene un trabajo del tipo relaciones públicas de una discoteca, proxeneta… Utiliza el engaño para aprovecharse de personas con dinero.
  • Un vivalavida Intensidad 1/5 o un vivalavirgen Intensidad 1/5 es alguien que vive sin trabajar ni preocupaciones, aprovecha lo que sale y no se esfuerza ni en mentir ni en engañar, pero sobre todo vive feliz.
  • Un tarambana Intensidad 1/5 o un bala perdida Intensidad 1/5 es alguien alocado y de poco juicio, también es una persona de poco provecho.

El zángano este vive con sus padres.

En las revistas del corazón solo salen vividores.

A él todo le da igual, es un vivalavida.

¡Hijo mío!, a ver si encuentras una buena chica y dejas de ser tan tarambana.

Ser un apalanca(d)o popular se refiere a personas sin espíritu de lucha y que se conforman con una situación cómoda.

Trabaja lo mínimo y no tiene ningún interés en ascender: es un apalancado.

Alguien que busca su comodidad por encima de todas las cosas es un comodón Intensidad 1/5.

Yo prefiero vivir con mis padres, soy muy comodón; ellos se encargan de limpiar, de hacer la compra…

Alguien que no asume sus responsabilidades en un irresponsable Intensidad 1/5.

Has dejado al niño solo, ¡eres un irresponsable!

Consulta más en Insultos

Usamos cookies, según se explica en nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies