Condicionales: tipos de oraciones condicionales




1 Tipo 1

Las oraciones condicionales del tipo 1 siguen esta estructura y expresan condición de realización posible.

Si presente de indicativo presente de indicativo

futuro

imperativo

Si yo canto llueve.

Si estudias aprobarás.

Si tienes frío abrígate.

Si prometes no decírselo a nadie, te lo contaré.

Si te pica te rascas.

2 Tipo 2

Las oraciones condicionales del tipo 2 siguen esta estructura y expresan condición de realización poco posible.

Si pretérito imperfecto
de subjuntivo
condicional simple

pretérito imperfecto de subjuntivo
(en -ra)

imperativo

Si estudiaras más, aprobarías.

Si pensaras un poco, no actuarías así.

Si trabajaras bien, tendrías clientes.

Si dejándote solo se arreglaran las cosas, me iría.

Si te pidiera dinero, dáselo.

3 Tipo 3

Las oraciones condicionales del tipo 3 siguen esta estructura y expresan condición de realización imposible.

Si pretérito pluscuamperfecto de subjuntivo
(en las dos formas)
condicional perfecto

pretérito pluscuamperfecto de subjuntivo
(en -ra)

condicional simple

Si hubieras trabajado más, ahora sabrías de qué hablo.

Si hubieras estado vigilando al niño, no se habría quemado con la sartén.

Si hubiera tenido frío, habría enchufado la estufa.

Si hubiéramos comprado aquellas acciones, ahora estaríamos arruinados.

4 Otras oraciones

Son posibles también estas combinaciones de tiempos verbales. Cada una de ellas enriquece el discurso con diferentes matices.

Si pretérito imperfecto de indicativo

pretérito indefinido

pretérito perfecto de indicativo

pretérito pluscuamperfecto de indicativo

presente de indicativo

imperativo

presente de indicativo

pretérito imperfecto de indicativo

pretérito indefinido

futuro simple

condicional simple

pretérito perfecto de indicativo

pretérito pluscuamperfecto de indicativo

futuro perfecto de indicativo

condicional perfecto

presente de subjuntivo

pretérito imperfecto de subjuntivo

pretérito perfecto de subjuntivo

pretérito pluscuamperfecto subjuntivo

Si yo he actuado así, era por hacerte un favor.

Si estaba metiendo la pata, me lo podrías haber dicho.

Si de pequeña fui a un colegio de monjas, fue porque mi abuela insistió.

Si tú habías dejado allí los papeles, no entiendo quien podría haberlos cogido.

Si leo cien páginas cada día, el viernes ya me habré acabado el libro.





Consulta más en Nexos

Usamos cookies, según se explica en nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies