¿Qué es un vulgarismo?

El español, como todas las lenguas, dispone de formas vulgares para referirse a algunos conceptos; muchas de estas formas han aparecido en los capítulos anteriores de este manual. Sin embargo, las formas vulgares no se agotan en los insultos, las maldiciones y los votos, y en los apartados siguientes las presentamos ordenadas en estas categorías: la sorpresa, la negación, las muletillas, el sexo masculino, el sexo femenino, joder, escatología y religión.
¿Por qué usamos términos vulgares?

  • Por ignorancia. Muchas personas tienen un vocabulario pobre.
  • Porque resultan contundentes y enérgicos, y en algunas situaciones hay que demostrar energía o fortaleza: cuando se está enfadado, en desafíos, para despreciar a otros, para demostrar liderazgo…
  • Para distender y relajar el ambiente. El lenguaje vulgar puede servir para que dos o más personas hablen de igual a igual. En este sentido, puede ser un recurso para acercarse a personas que no conocemos.

En cualquier caso, un estudiante de español como lengua extranjera debe conocer las formas vulgares y la intención de los hablantes al usarlas, pero no deben utilizarlas de forma activa porque si no se domina el tono o el matiz de cada una de ellas puede conseguirse un efecto contrario al deseado.

Consulta más en Vulgarismos

Usamos cookies, según se explica en nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies