¿Qué es un eufemismo?

No siempre es fácil llamar a las cosas por su nombre, de hecho, para muchas personas algunos conceptos son ofensivos y para nombrarlos escogen términos que resultan más suaves, en definitiva, libres de ofensa. El sexo y las relaciones sexuales son terreno abonado para los eufemismos, sobre todo en una sociedad que durante muchos años estuvo sujeta a una rígida censura religiosa. Pero otras cuestiones delicadas también se esconden tras eufemismos: la pobreza, la invalidez o la vejez.

Pobreza y miseria son términos del lenguaje estándar, en ningún caso sospechosos de vulgaridad, pero un político en el gobierno no dirá: Quedan importantes zonas de pobreza en este país, sino Intentamos resolver las desigualdades sociales y económicas. La pobreza hace atrasado y antiguo, miremos las cosas con gafas de color de rosa.

Una persona con todo o parte del cuerpo paralizado es un inválido, pero no lo llamemos así, inventemos otras formas: minusválido, discapacitado, incapacitado y disminuido físico, ojalá con esta argucia el inválido pudiera volver a andar, pero no es así, solo miramos hacia otro lado. Verdaderamente, ¿qué es más ofensivo?

Consulta más en Eufemismos

Usamos cookies, según se explica en nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies