Mucho, mucha, muchos, muchas y muy




1 Mucho, mucha, muchos y muchas pueden ser:

  • Determinantes. En este caso significan cantidad o número grande y preceden a nombres.

Hay muchos asientos libres.

Tengo muchas amigas.

Puede preceder o seguir al verbo ser.

Las trampas de la vida son muchas.

Muchas son las trampas de la vida.

Son muchas las trampas de la vida.

El / la / los / las + mucho / mucha / muchos / muchas + nombre se usa a veces en contextos formales, otras veces populares.

La mucha ilusión de los ingenuos no salvará el mundo.

También es posible mucho / mucha / muchos / muchas + más / menos + nombre. En este caso, mucho y sus derivados son adjetivos.

Este año ha venido mucha más gente.

Esta semana hemos vendido muchos menos libros.

Como determinantes pueden preceder a adjetivos posesivos o al adjetivo otro. También admite el superlativo muchísimo.

Su mucha insistencia me obligó a releer su examen. formal

Otra mucha gente me ha preguntado lo mismo que tú. popular

Necesito muchísimo tiempo. popular

En el registro popular se usan formas del singular referidas a plurales.

En este país hay mucho perezoso y pocas ganas de trabajar. (= Hay muchos perezosos.)

Aquí hay mucho inmigrante ilegal. (= Hay muchos inmigrantes ilegales.)

  • También pueden ser pronombres con idénticos valores que los determinantes.

–¿Cuántos años tienes?
Muchos.

Admiten partitivos.

Muchos de los invitados vinieron en sus coches.

Muchas de nosotras hemos votado en blanco.

Pueden ir precedidos de artículo.

Los muchos no estaban de acuerdo con la votación.

  • En el registro coloquial mucho y sus derivados suelen sustituirse por tropecientos (cifra indeterminada) o por una cifra concreta, tanto en función pronominal como en función de determinante.

Te he dicho muchas veces que no toques mis cosas.

Te he dicho tropecientas veces que no toques mis cosas. popular

Te he dicho cincuenta mil veces que no toques mis cosas. popular

2 Mucho también puede ser un adverbio; en este caso significa gran intensidad, constantemente y acompaña a verbos.

Te quiero mucho. (= Te quiero intensamente.)

A veces es difícil distinguir la función adverbial de la pronominal.

Vivió mucho. (= Vivió muchos años. Mucho es pronombre.)

Vivió mucho. (= Vivió intensamente. Mucho es adverbio.)

Corre mucho. (= Corre con frecuencia. Mucho es pronombre.)

Corre mucho. (= Corre muy rápido. Mucho es adverbio.)

El contexto ayuda a distinguir unas oraciones de otras.

También se usa con los comparativos: mayor, menor, mejor y peor.

Este coche es mucho mejor que el otro.

La situación del enfermo es mucho peor de lo que imaginábamos.

También se usa en esta estructura: mucho + más / menos + adjetivo, precedida del verbo ser.

Este es mucho más bonito.

Aquella es mucho más larga.

Además se usa con adverbios, como después y antes. Estos no pueden en ningún caso ir precedidos de más.

Yo he llegado mucho antes que tú.

Ella compró el libro mucho después que yo.

3 Muy es un adverbio y siempre ha de seguir a un adjetivo o a otro adverbio. No es posible usarlo con los comparativos menor, mayor, mejor o peor, con más, menos, antes, después o con verbos.

Tu hijo está muy alto.

Eres muy guapo.

Sí puede usarse con mayor cuando significa viejo, anciano, por lo tanto sin valor comparativo.

Este hombre es muy mayor, tiene más de noventa años.

Tampoco se usa con nombres, excepto en la estructura: El / la + muy + nombre con valor de adjetivo. Sirve para referirse a alguien de forma despectiva.

El muy estúpido no sabe la suerte que tiene.

La muy tonta me ha dicho que se ha enamorado de mí.





Consulta más en Adjetivos y pronombres indefinidos

Usamos cookies, según se explica en nuestra política de cookies

ACEPTAR