La vejez

En la sociedad de la eterna juventud, la vejez es un motivo para inventar eufemismos. ¿Cómo llamar a alguien con muchos años, por ejemplo, 70? ¿Viejo?

En el semáforo un viejo me ha pedido que lo ayudara cruzar.

Si, tiempo después, el chico relata de este modo lo que ha vivido, será un grosero. En este contexto, hubiera sido más adecuado decirun señor mayor. En cambio, el término viejo (o vieja) no es despectivo en cuentos y fábulas:

“Había una vez un viejo y una vieja, muy reviejos, que vivían en un castillo encantado y…”

También, uno mismo también puede referirse a sí mismo como viejo, sin connotaciones despectivas.

Soy un viejo y no valgo para nada.

El nombre anciano (o anciana) es también respetuoso, pero no deja de ser un eufemismo para evitar el término viejo. Lo mismo puede decirse de la tercera edad, un término con sentido colectivo para referirse a este grupo de personas.

Han fallecido dos ancianos durante un incendio en una residencia geriátrica.

Si me votan, yo solucionaré los problemas de la tercera edad.

Sin embargo, para muchos anciano y tercera edad son eufemismos ofensivos: ¿qué tiene de malo ser viejo?, dicen ellos.
También existen formas cariñosas para referirse a los viejos: vejete (o vejeta) y abuelete (o abueleta).

En el semáforo un abuelete me ha pedido que lo ayudara cruzar.

¿Cómo dirigirse a un viejo al que no conocemos, por ejemplo, en la calle? Muchos utilizan abuelo o jefe con un sentido popular y cariñoso, en ningún caso, viejo, anciano, vejete o abuelete.

¡Abuelo! ¿Cómo se va hasta Correos?

El nombre carcamal solo puede tener sentido despectivo, como viejo en el primer ejemplo.

En el semáforo un carcamal me ha pedido que lo ayudara cruzar.

Hasta aquí hemos hablado de nombres. En cuanto a los adjetivos, viejo no suele tomarse como un calificativo despectivo:

Ese hombre es demasiado viejo para trabajar en una obra.

Hija mía, yo ya soy muy vieja para aprender esas cosas.

Sin embargo, también disponemos del eufemismo mayor.

Ese hombre es demasiado mayor para trabajar en una obra.

Hija mía, yo ya soy muy mayor para aprender esas cosas.

¿Y si alguien tiene entre 40 y 50 años? Ciertamente, todavía no se ha entrado en la vejez y la jubilación está lejos. Puede utilizarse ser de mediana edad, fórmula bastante ortopédica y eufemística.

Lo nuestro es imposible: yo soy una mujer de mediana edad y tú eres casi un niño. teatral

Para este tramo de edad, también se usa el adjetivo maduro o talludo, que suele usarse con el verbo estar.

Ella es una mujer madura que ha enviudado hace poco.

¿No crees que ya estás un poco talludo para eso?

Consulta más en Eufemismos

Usamos cookies, según se explica en nuestra política de cookies

ACEPTAR