Complemento directo




1 El complemento directo es la parte de la oración que sufre la acción del verbo. A los escolares hispanohablantes se les dice que para distinguir un complemento directo hay que transformar la oración en pasiva; pero los estudiantes extranjeros no siempre dominan la voz pasiva.

Los verbos que no llevan complemento directo se denominan intransitivos, aunque sí pueden llevar otros complementos. Si tienen complemento directo, se llaman transitivos.

El acusativo interno va implícito en el significado de algunos verbos: respirar (aire), vivir (la vida), dormir (un sueño), saltar (un salto), etc. Este acusativo interno no transforma los verbos en transitivos; de hecho se consideran intransitivos.

2 Por lo general, el complemento directo se construye precedido de la preposición a en los siguientes casos:

  • Con nombres propios de persona.

Quiero a Julio José.

He visto a Silvia.

  • Con los pronombres personales, demostrativos, relativos e indefinidos, si se refieren a persona.

Lo quiero a él.

No quiero a nadie.

  • Con sustantivos que denominen a personas, si van precedidos de un artículo u otro elemento que los individualice.

Quiero a mi familia.

Quiero al pueblo y ellos me quieren a mí.

  • Con las cosas personificadas (a veces por la costumbre de usar siempre un verbo aplicado a personas).

Quiero a la justicia de mi parte.

  • Para evitar las ambigüedades.

El cazador mató al tigre.

El tigre mató al cazador.

  • Con algunos verbos (sustituir, preceder, seguir) la preposición a es obligatoria, aunque se refiera a una cosa.

El adjetivo sigue al nombre.

El nombre precede al adjetivo.

3 No se usa la preposición a en los siguientes casos:

  • Cuando el complemento se refiere a cosa o lugar.

Veo un avión.

El ejército ocupó la región.

  • Cuando hay que distinguir el complemento directo referido a persona de otro complemento también referido a persona; ante el complemento directo se omite la preposición.

Prefiero el niño moreno al rubio.

Para mantener a delante del complemento directo referido a persona el español permite otros giros.

Prefiero a Marta antes que a Olga.

  • Cuando en la oración aparecen complemento directo e indirecto, ambos referidos a persona, puede haber ambigüedad. La ambigüedad se resuelve colocando el complemento directo junto al verbo, y a continuación el complemento indirecto seguido de a.

He recomendado este chico al director. (= El recomendado es el chico)

Presentaré la chica a mi amigo.

Si la situación se agrava hay que remitir el paciente a un especialista.

Sin embargo, la preposición a es obligatoria cuando el complemento directo es un nombre propio.

He recomendado a Luis al director.

  • Otro caso es el de los verbos que normalmente se usan con complementos directos referidos a cosa.

Quiero un vaso de agua.

Robaron mucho dinero.

Cuando las personas ocupan el lugar de las cosas, también se omite la preposición a.

Quiero un taxista. (= Quiero contratarlo.)

Robaron los niños del pueblo. (= Los secuestraron.)

La preposición a expresa cosas diferentes.

Quiero a un taxista. (= Estoy enamorada del taxista.)

Robaron a los niños del pueblo. (= Alguien quitó alguna cosa a los niños del pueblo.)

  • Si un complemento directo referido a persona va seguido de otro encabezado por la preposición a, se omite la preposición que debería preceder al objeto directo.

Llevó los niños al colegio.





Consulta más en Partes de la oración

Usamos cookies, según se explica en nuestra política de cookies

ACEPTAR